“Star Wars: el despertar de la fuerza”, episodio de la nostalgia

Puntuación 4/5

LAURA VERDEGUER TORTAJADA

De camino al cine con la Fuerza tirando de mí más fuerte que nunca, pequeños Darth Vader correteaban con sus espadas láser mientras mujeres llevando camisetas con la frase “I am your mother” gritaban en un intento de contener a una pequeña generación galáctica influida por los viejos pero arraigados fanatismos de sus padres. Agentes imperiales, pequeños Yoda y más de un Jedi cogían la mano de padres, que con cara de emoción, no podían evitar comprar las palomitas de merchandising de la película que llevaban esperando más de treinta años. Una vez dentro de la sala del cine todo era impaciencia, nostalgia, emoción y un sin fin de camisetas bajo el logo de Star Wars. Apagaron las luces y las lágrimas de más de un fan atentaban a salir a luz mientras espadas láser iluminaban la habitación bajo suspiros de asombro e impaciencia. Adultos, jóvenes y niños que no pudieron evitar aplaudir cuando bajo el tema principal de la película aparecieron las letras STAR WARS en la pantalla con su sucesiva y esencial introducción en amarillo. Y así, entre lágrimas y aplausos, Star Wars: el despertar de la fuerza comenzó .

destacada
Star Wars: el despertar de la fuerza – Fuente: cine.netknowsl.netdna-cdn.com

El paseo nostálgico que suponen las dos horas y quince minutos que dura el filme, está hecho para recordar y emocionar a los fans incondicionales de la saga más que para nuevos curiosos que quieren acercarse a ella. Llena de referencias a las películas de los años 70 y 80, Star Wars: el despertar de la fuerza, ha conseguido dar con la esencia de los primeros filmes galácticos y abrirse ante los espectadores como la continuación del mundo que ya conocíamos, con algún que otro personaje nuevo, pero en el fondo en su misma esencia e historia.  Bastantes son las críticas que consideran la cinta, un remake mejorado del Episodio IV: un protagonista sin padres que descubre la conexión con la Fuerza; el droide con valiosa información; héroes viejos que deben dar paso a los nuevos, y que además, son fans de los antiguos y míticos personajes. El propio Darth Vader es imitado por el nuevo villano y como no, hay otra Estrella de la Muerte. Porque a ver, ¿qué es una película de Star Wars sin una Estrella de la Muerte que destruir?

Cierto es que la presión bajo la que se encontraba J.J. Abrams le ha llevado a apostar sobre seguro y aquello que sabe que va a funcionar; un guión, que ya en 1977, conquistó una generación que en este 2015 es responsable de que el proyecto triunfe. Y así ha sido, porque, ¿quién no puede evitar emocionarse con un viejo Han Solo, una mayor Leia, un envejecido Skywalker, un renovado C3PO y un adorable R2D2?

“J.J. Abrams ha hecho lo que Lucas, por pudor o chulería, no se atrevió: copiar los originales. (…) ha recogido el armazón de una nave abandonada para ponerla en marcha con piezas si no originales, lo más parecidas. (…) Puntuación: ★★★★(sobre 5)” – Manuel Piñón: Cinemanía

“Hay muy pocas películas que me agoten facialmente después de sonreír durante 135 minutos, pero ésta es una de ellas (…) Dentro del cine, sentí algo que no recordaba desde mis 16 años: no saber si estallar en lágrimas o en aplausos (… ) Puntuación: ★★★★★ (sobre 5)” – The Guardian 

De este modo, las novedades que introduce Star Wars: el despertar de la fuerza siguen el espíritu de la saga junto con una sensación de déjà vu constante que hace recordar a los fans los motivos por los cuales, años atrás, se enamoraron de la historia de Luke Skywalker y Darth Vader. Una película llena de efectos especiales inmaculados y de una rapidez casi vertiginosa. Ya que si algo hace que las dos horas y quince minutos de esta película se pasen volando entre una y otra palomita, es el frenesí con que las escenas de acción se suceden una detrás de otra sin el tiempo de asimilar, respirar y anhelar. Unas peleas que te hacen vibrar en el asiento mientras naves espaciales esquivan disparos láser y los nuevos protagonistas evitan los disparos de los agentes del imperio acompañados por la marcha imperial como banda sonora.

Daisy Ridley, que da voz a Rey (la nueva protagonista de la trilogía) junto con John Boyega, que interpreta a Finn, son un soplo de aire fresco y regeneración dentro de un cast de personajes pertenecientes a las antiguas películas. Juventud, chispa y diversión traen a modo de solución a la insipidez de los personajes de Padme y Anakin de la última trilogía compuesta por los Episodios I, II y III que dejó a más de un fan intranquilo. Del mismo modo, el nuevo villano, interpretado por Adam Driver, nos trae un renovado Darth Vader del que niños en un futuro querrán disfrazarse en Halloween.

Por otra parte, la banda sonora, como siempre de la mano de John Williams, tan mítica y reconocible desde las primeras notas, dota a Star Wars: el despertar de la fuerza de la esencia originaria requerida y esperada. La fotografía, de Daniel Mindel, remite a perfectas ambientaciones y planos del mundo galáctico con el asociamos La guerra de las galaxias.

Sin entrar en mayor profundización, ya que la película debe ser disfrutada con sus sorpresas y novedades por el propio espectador, el paseo que supone Star Wars: el despertar de la fuerza lleno de emoción, intriga, sorpresa y mucha pero que mucha nostalgia, es sin duda todo un acierto que nos tendrá en los próximos años expectantes a la espera de los nuevos episodios. Un viaje al pasado para algunos y un descubrimiento para otros, Star Wars ha vuelto, y con Fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s