“Don’t fuck with the Peaky Blinders”

LAURA VERDEGUER TORTAJADA

Birmingham. Inglaterra. Año 1919. La Primera Guerra Mundial llegaba a su fin mientras Europa se preparaba para un largo proceso de reconstrucción llamado posguerra y que acabaría por convertirse en un período de entreguerras. La depresión resultante del ejercicio militar se arrastraba por las calles sucias de Birmingham en las que se añoraban esposos, amigos e hijos arrebatados por la guerra. Entre caras tristes y sucias de carbón tras largas horas en la fábrica, tres hermanos apellidados Shelby pasean por las calles obreras y grises esparciendo miedo y respeto impuesto bajo el nombre de Peaky Blinders, banda que domina la ciudad, y sus boinas, que con cuchillas incrustadas preparadas para cegar a cualquiera se alzan como un símbolo  de horror entre los ciudadanos de la empobrecida Birmingham.

Shelby brothers .jpg
De izquierda a derecha John Shelby (Joe Cole), Tommy Shelby (Cillian Murphy) y Arthur Shelby (Paul Anderson) – Fuente: http://www.bbc.co.uk 

Peaky Blinders, serie creada por Steven Knight y emitida por la BBC a partir de 2013, es una producción de soberbia ejecución que se ha erigido como la serie gángster por antonomasia. Compuesta por dos temporadas de seis capítulos cada una y a esperas de una tercera, Peaky Blinders es un espectáculo visual al que pocos críticos se han atrevido a rebajar.

La trama gira en torno a la familia Shelby compuesta por los hermanos Thomas, Arthur, John y Ada y la tía Polly; que dirigen un local ilegal de apuestas hípicas. Las acciones del ambicioso y peligroso jefe de la banda Tommy Shelby llaman la atención del Inspector jefe Chester Campbell, un detective de la Real Policía Irlandesa que es enviado desde Belfast a Birmingham para limpiar la ciudad y acabar con los delitos de la banda.

Ganadora de dos premios BAFTA en 2013 a mejor director y fotografía, la serie es un placer visual de la que pocas series del momento disfrutan (a expectación de Juego de Tronos, que es toda una lección audiovisual). Una ambientación espectacular que te hace revivir los años de la posguerra cubiertos de polvo, carbón, tristeza y pérdida de una Inglaterra que intenta recomponerse desde la cenizas. Escenarios y vestuarios de la mano en una arcoiris de intensos grises, negros y marrones como símbolo de una Birmingham pobre, obrera y depresiva. Una lección a la vista, un cuidado del detalle brillante.

Fotografía (https-::elcadillacnegro.files.wordpress.com)
Fotografía y ambientación Peaky Blinders – Fuente: elcadillacnegro.files.wordpress.com
Fotogtafía (thewatertapes.com)
Fotografía y ambientación  Peaky Blinders – Fuente: thewatertapes.com
Tommy Shelby
Fotografía y ambientación Peaky Bilnders – Fuente: http://www.rushes.co.uk

Cillian Murphy, que interpreta al protagonista y jefe de la banda Thomas Shelby, se alza como el nuevo padrino debido a su (inevitable la expresión) papelón. Al principio de la serie nos encontramos con un Tommy Shelby perturbado. La guerra le sigue persiguiendo en pesadillas y el opio parece la rápida solución para afrontar la soledad y terror que lo atrapan por la noche y no le permiten dormir. Pero su determinación, seguridad y dureza emocional le permiten aun así cumplir su sueño de ser uno de los hombres más notorios de Inglaterra y sobretodo, más temidos.

Sin olvidar a Sam Neill, que interpreta al policía obsesionado con la caza a los Peaky Blinders y cuyo trabajo, como de costumbre, es inmejorable. Al igual que Tom Hardy con su papel de líder de una peligrosa banda de criminales judíos, con base en Camden Town. Fichado para la segunda temporada, volverá en la tercera que sigue sin fecha de estreno, excepto por el año, que será 2016.

Pero si no solo la ambientación, la fotografía, el equipo de actores y las interpretaciones eran buenas, la música, aunque arriesgada, hace aún más brillante la gustosa experiencia que es Peaky Blinders. Artistas como Arctic Monkeys, Johnny Cash, The White Stripes o PJ Harvey como banda sonora de un años 20 actualizados. Sin duda, la estrategia de utilizar música contemporánea como banda sonora de los años de entreguerras, ha dotado aún de mayor realismo a la trama.

Y si la primera temporada ya hacía grandes promesas sobre la grandeza de esta serie, la segunda hizo quitarse el sombrero a más de uno (la boina en este caso). Unas ambientaciones mejoradas, el fichaje de Tom Hardy, unas interpretaciones aún más profundas y espeluznantes, un final… ¡ qué final!. ¿Y lo mejor? La confirmación de una tercera temporada.

Como curiosidad añadida que te hace ver la serie con más dedicación, los Peaky Blinders existieron en la realidad. Fue una mafia que controló bajo el miedo Birmingham desde finales del siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX. Se distinguían por una estética muy marcada y inconfundible. Cabezas medio rapadas y boinas en las que escondían cuchillas con las que atacar a sus oponentes. Una estética muy marcada también en la serie y que difiere en gran medida del atuendo corriente del obrero de Birmingham.

Peaky blinders al completo (i.huffpost.com)
Los Peaky Blinders – Fuente: i.huffpost.com

Peleas, dinero, miedo, respeto e ilegalidad traen a sus espaldas lo Blinders, así que “Don’t fuck with the Peaky Blinders”.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. mariabg96 dice:

    Totalmente de acuerdo, seriaza digna de ver.
    A ver para cuando una entrada en el blog sobre Sense8, eh?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s