Cuando ‘La verdad’ queda en un segundo plano

NATALIA OLMOS GARCÍA

El otro día fui al cine con unas amigas a ver La verdad, la película dirigida por James Vanderbilt y publicada este mismo año.

La película, cuyo título original es Truth se contextualiza en Estados Unidos, en pleno periodo de elecciones de 2004. Con este evento tan cercano, un grupo de periodistas descubren un gran secreto de uno de los candidatos favoritos, George W. Bush.

3_jpg_486
El grupo de periodistas de 60 minutos en La verdad – Fuente: Cinema Ad Hoc

El secreto que se convertiría en una gran noticia de alcance internacional consistía en que Bush se había librado de ir a la guerra de Vietnam utilizando la influencia de la clase alta de Texas. Para que no tuviera que ir, fue destinado a la Guardia Nacional, en la que tampoco cumplió con su deber. Todo esto podría suponer un gran alboroto social y una vuelta de tuerca a los futuros resultados electorales, sobre todo teniendo en cuenta la situación que había en esos momentos en el territorio estadounidense caracterizada por su inmersión en la guerra de Afganistán e Iraq.

¿Interesante argumento, verdad? Te entran ganas de verla sólo con leerlo, y más cuando te enteras de que está basada en hechos reales y que tú, como proyecto de periodista que eres, podrías verte sumergido en un conflicto similar.

Pues bien, el argumento que es lo más interesante de la película es lo que menos se va a tocar a lo largo del filme. Ese es el principal punto negativo que le veo.

15_jpg_530
Dan Rather, interpretado por Robert Redford – Fuente: Cinema Ad Hoc

Los minutos van pasando y sólo vemos la importancia de este descubrimiento al principio, cuando se pasan las noches en vela buscando fuentes que confirmen la información (fuentes que nos ignoran, pero como buenos periodistas tenemos que llamar una y otra vez hasta conseguir dar con la verdad). Luego llega la parte en la que organizan la emisión, verifican las evidencias, etc. Y hasta aquí puedo detallar si no quiero destriparos toda la película.

Entonces sucede de forma sutil lo que no debería suceder. La verdad queda en un segundo plano. A la película ya prácticamente le da igual si lo que hizo el candidato fuera verdad o no, lo relevante es lo que les pasa a los protagonistas, todos los líos legales, la opinión pública… ¿En qué momento se olvidan del argumento para centrarse única y exclusivamente en la vida de los protagonistas?

truth
Mary Mapes, interpretada por Cate Blanchett – Fuente: Cinema Ad Hoc

A partir de aquí prácticamente toda la película consiste en crear un dramatismo extremo (entorno a la vida de los periodistas, que no entorno a su descubrimiento y la repercusión del mismo en torno a las elecciones), en conseguir la lágrima fácil del espectador, en ser lo más sensacionalista posible, en hacer que empaticemos con la protagonista que pese a estar destruida por el fuerte odio que manifiesta la población hacia ella consigue sacar fuerzas de flaqueza y dejar en mal lugar a los abogados en ‘el juicio final’ (esto último del juicio en realidad estuvo bien, le dio un toque de humor y de tensión muy bueno).

¡Pero no todo son malas noticias! La película no ha estado mal, era por dar la noticia mala antes que la buena. Por otra parte nos encontramos ante actores realmente buenos como la elegante Cate Blanchett (de Blue Jasmine y de El curioso caso de Benjamin Button por ejemplo) que hace un papelón y nos lleva de la mano por toda la historia Este ha sido de sus mejores papeles y no me extrañaría que ganara un Oscar con él, ha sido increíble. Nos conseguía poner en tensión, emocionarnos, inquietarnos, sorprendernos… Ha logrado conectar con el público como nunca. Además, está Robert Redford (de Cuando todo está perdido y Pacto de silencio, entre otras) que no lo hace mal pero no llega a la perfección que alcanza Blanchett.

2S4A6171_jpg_476
Cate Blanchett y Robert Redford en La verdad – Fuente: Cinema Ad Hoc

Además, tiene una visión crítica que también aporta un punto positivo al filme, se centra en el destructivo papel de las corporaciones, en la manipulación, en la mala política de despachos, etc.

La película también nos muestra lo delicada que es la situación de los periodistas. Puedes estar años ganándote la confianza del público, pero si en un momento tienen la sensación de que los has engañado, lo pierdes todo. En España las repercusiones probablemente no serían del mismo calibre puesto que los periodistas no son considerados como una figura tan importante, respetada y necesaria como lo son en Estados Unidos. Aquí mucha gente parte directamente de que los periodistas son seres creados para manipular a la gente en favor de unos determinados intereses. Sin embargo, en otros países tienen una percepción mucho más respetuosa hacia el periodista, parten de que es una pieza fundamental y a partir de ahí es el periodista quien debe esforzarse por mantener esa reputación.

truth5
Robert Redford en La verdad – Fuente: Cinema Ad Hoc

Muestra lo que hay detrás de la pantalla. Cuando hay un error en televisión no siempre tiene que ser que el periodista en cuestión lo ha hecho con el objetivo de engañar a todo el mundo, sino que es posible que lleve meses trabajando en ese proyecto y al final se haya desmoronado todo a pesar de haber puesto su corazón y alma en su trabajo. Porque la idea general debería ser que los periodistas de verdad quieren mejorar el mundo, quieren servir a la democracia y que todo ciudadano sea capaz de formarse una opinión propia sin tener que imitar la de otros, que la población se pueda valer de información para saber la verdad y enfrentarse a las injusticias.

Es cierto que estamos sufriendo una crisis dentro del periodismo no solamente económica, sino de calidad. Solo tenemos que fijarnos en que hoy en día cualquiera puede actuar como periodista y acaparar la caja tonta durante horas. Pero recordad que generalizar es una mala costumbre que pueden causar muchos daños irreparables.

Fuentes:
La verdad (Truth) – La Butaca
Críticas: La verdad – Cinema Ad Hoc
Crítica, La verdad – El Antepenúltimo Mohicano
La verdad en frío – El Mundo
Crítica de la película ‘La verdad’ – Los Interrogantes
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s