‘La chica del tren’, un andén que te engancha

NATALIA OLMOS GARCÍA

“《LA VIDA NO ES UN PÁRRAFO》. Pienso en la pila de ropa a un lado de las vías y siento un nudo en la garganta. La vida no es un párrafo y la muerte no es un paréntesis.”

‘La chica del tren’ es una novela de thriller psicológico escrita por Paula Hawkins, periodista y escritora de 43 años, nacida en Zimbabue. En 1989 se mudó a Londres y continúa viviendo allí desde entonces.

Este libro es el que más rápido se ha vendido desde que tenemos datos editoriales para saberlo. Se publicó a principios de año en inglés y en julio ya se habían vendido 5 millones de ejemplares. Además, 44 países han adquirido ya el libro, según Elena Ramírez, la directora de ficción internacional de Planeta.

Este gran éxito comenzó cuando ni más ni menos que Stephen King la recomendó en Twitter. A partir de ahí también fue elogiado por las actrices Gywneth Paltrow y Reese Witherspoon y su repercusión fue inminente. Yo empecé a verlo por todas partes: en cuentas de booktubers, de bloggers, en el metro, en el bus, en las salas de espera… Y no pude resistirme, tenía que leerlo.

Stephen King recomienda en Twitter 'The Girl on the Train' - Fuente: Stephen King (Twitter)
Stephen King recomienda en Twitter ‘The Girl on the Train’ – Fuente: Stephen King (Twitter)

La novela estuvo durante 20 semanas en la lista de libros más vendidos del New York Times y al poco tiempo se compraron los derechos de autor para que diera el salto a la gran pantalla con Dreamworks. La protagonista será interpretada por Emily Blunt.

Emily Blunt, la actriz que interpretará a Rachel en la película - Fuente: Telegraph
Emily Blunt, la actriz que interpretará a Rachel en la película – Fuente: Telegraph

Imaginad por un momento que lo tenéis todo. Tenéis la casa ideal en el sitio de vuestros sueños, y la compartís con la persona de vuestra vida. Por la mañana vais al trabajo, en un lugar cómodo y durante pocas horas. Por la tarde vais a tomar algo con vuestros amigos. Cada ‘x’ tiempo hacéis algún que otro viaje a algún lugar increíble con el que llevábais fantaseando un tiempo. Varias semanas de todos los veranos vais a un apartamento que tenéis en primera línea de playa, las vistas son increíbles y la compañía todavía mejor.

Ahora imaginad que perdéis todo primero poco a poco y luego de golpe.

Y, además, imaginad que todo lo que acabáis de evocar se ha basado en una mentira. Nada de eso era como pensábais y vuestros últimos años han sido un engaño.

Así se encuentra nuestra protagonista, Rachel. Completamente sumida en una realidad insoportable de la que sólo puede evadirse recurriendo al alcohol. Una vida sin ilusión y sin propósitos. Porque aunque todos los días coja un tren con destino a Londres a las 8:04, ella va sin rumbo, ya que el hecho de coger este tren es una farsa para que su casera y compañera de piso, Cathy, piense que todavía mantiene su trabajo.

'La chica del tren' por Paula Hawkins - Fuente: Tumblr
‘La chica del tren’ por Paula Hawkins – Fuente: Tumblr

Durante esta semana he podido disfrutar de la compañía de Rach, ‘La chica del tren’. Y sí, me permito llamarla Rach porque al final acaba siendo como una amiga para todos los que hemos leído el libro. Una mujer que carece casi totalmente de compañía es la que nos la proporciona… suena irónico, ¿no? Pues así es nuestra protagonista. Todos los días va y vuelve en tren, rodeada de gente. Pero ella está completamente sola. Sus palabras están envueltas en ginebra pero tienen más sentido que cualquier frase sobria. A pesar de esto, es habitual que en varias ocasiones pueda ponerte de los nervios con su peculiar forma de actuar y de caer en los mismos errores una y otra vez. Además, a pesar de ser un personaje que te intriga y atrapa, carece de astucia par mi gusto. Su forma de actuar es demasiado simple y a veces, incluso estúpida; pero también tenemos que tener en cuenta que no está pasando por un buen momento y es normal que no reaccione como debería.

Rachel tenía la vida perfecta. El principal motivo de su felicidad era Tom, su actual ex marido. Su amor era uno de los buenos, de los que nunca te dejan mal sabor de boca y siempre te saben a poco. Al menos al principio, porque eso fue cambiando poco a poco cuando no pudieron solucionar un problema que tienen varios matrimonios y de golpe cuando Rach se enteró de que Tom le había sido infiel. En varias ocasiones, pero con la misma persona. Y no sólo sexualmente, sino también sentimentalmente.

Desde que las cosas se pusieron feas, la protagonista recurrió a la bebida como vía de escape y a partir de ahí todo fue borroso, doble o con lagunas. Excepto el dolor, el dolor reaparecía cada vez más fuerte.

Fragmento de 'La chica del tren' - Fuente: 'La chica del tren' por Paula Hawkins
Fragmento de ‘La chica del tren’ – Fuente: ‘La chica del tren’ por Paula Hawkins

También nos encontramos con juegos mentales que hace nuestra protagonista en el tren entre gintonic y gintonic. ¿Quién no ha jugado a inventarse la vida de las personas con las que se cruza en el metro, en el avión, en el autobús o, simplemente, por la calle? ‘El hombre de enfrente seguro que es abogado, fan de las series malas y adicto al gimnasio’, ‘esta mujer con la que casi me tropiezo debe de ser una pintora que llega tarde a la fiesta de inauguración de su galería’, ‘al chico de mi derecha le deben de encantar los libros y de pequeño consiguió pasar dos noches seguidas en vela por acabarse uno’… cualquier tontería o locura que se nos pase por la cabeza. Total, soñar es gratis.

Pero el juego de Rach se centra en dos personas. Una pareja a la que ve todos los días a través de la ventana del tren mientras están desayunando en la terraza. Jessica y Jason son la pareja ideal, como ella y Tom. Pero un día de repente ve algo que hace que rememore sus peores momentos.

Entonces entra en juego un crimen que consigue que Rachel vuelva a tener un motivo para vivir, para levantarse y mantenerse sobria todo el día. Jessica, que en la vida real se llama Megan, ha desaparecido y se abre una investigación sobre el caso. Cada capítulo creerás que el culpable ha sido un personaje diferente, hasta que llegas al último cuarto de la novela y ya puedes empezar a imaginártelo. Pero, aún así, estás en tensión durante todos los capítulos.

‘Dziewczyna z pociągu’ por Paula Hawkins – Fuente: Tumblr

En este libro podemos disfrutar de problemas con el alcohol, de autoestima, de desconfianza, de infidelidad, de memoria, de inseguridad, de maternidad, de amistad, de soledad y de autocontrol.

Te enganchará desde el principio y no te soltará hasta terminarlo. Si es que lo hace. Te atrapará y te olvidarás por completo de que tienes conexión a Internet, de que tienes que entregar un trabajo mañana, de que habías quedado dentro de… mierda, hace una hora.

No es el libro mejor escrito, ni más original, ni con mejores recursos literarios… pero hace que te vicies y que te lo leas de una sentada. Así que, si eso es lo que buscas, ¡este es tu libro! Pero esto no quiere decir tampoco que sea un mal libro, también esta cargado de intriga, misterio y tiene detalles muy buenos.

No obstante, retomando el estilo con el que está escrito, podemos destacar la peculiaridad de que se narra desde distintos puntos de vista. Cada capítulo se titula con el nombre del respectivo narrador, con lo que podemos interpretar la historia desde los puntos de vista de Rachel, Megan y Anna (la amante y actual esposa de Tom). Además, dentro de cada capítulo se narra a modo de diario, comienza poniendo la fecha y suele distinguir entre ‘mañana’ y ‘tarde’.

'The Girl On The Train', por Paula Hawkins - Fuente: Tumblr
‘The Girl On The Train’, por Paula Hawkins – Fuente: Tumblr

Como ya hemos hablado de Rach, vamos a centrarnos en Megan y Anna. La verdad es que con Megan también he llegado a empatizar y no te pone de los nervios como Rach. Tiene una historia bastante interesante, llena de altibajos, aunque a veces indigna que teniendo cosas que mucha gente desearía, las coloque sobre la cuerda floja poniendo en juego la felicidad de los demás por sentirse bien un par de horas. Aún así tiene un rollo mental que está bastante bien para reflexionar. Pasando a Anna, poco tengo que decir. Me parece una persona bastante vacía que ni ha tenido una gran historia ni un gran papel, se limita a existir, a intentar ser una buena esposa y una buena madre y a alterarse cada vez que ve a Rachel. No me ha parecido en absoluto interesante, es un personaje bastante hueco con el que difícilmente se va a empatizar.

En cuanto a los personajes masculinos, destaco a Tom y Scott. Son los más importantes y además me parece que tienen bastante fondo. La forma de actuar de ambos tiene numerosas caras, nunca sabrás cual es la verdadera. Te hacen pensar, reflexionar sobre su forma de actuar, de hablar, de conseguir lo que quieren. Me parecen los más interesantes de la novela.

En muchas críticas han relacionado ‘La chica del tren’ con la novela ‘Perdida’ de Gillian Flynn. Sinceramente, yo no le veo mucho parecido. Únicamente coinciden en el punto de que una pareja joven que parecía tener la vida perfecta se rompe cuando la mujer desaparece, una mujer con ciertos problemas mentales; y con la narración engañosa del escritor. Eso es todo. En todo lo demás no le veo parecido, además, Megan no estaba tan trastornada como la protagonista de ‘Perdida’.

'Perdida' de Gillian Flynn - Fuente: La casa del libro
‘Perdida’ de Gillian Flynn – Fuente: La casa del libro

En cambio, sí que puedo encontrar similitudes con las películas de Alfred Hitchcock, en las que observamos a mujeres que tienen gran cantidad de puntos débiles y muchas veces no son lo que parecen ser. Aunque claro, guardando las distancias entre Hitchcock y Hawkins.

Por último, quería mencionar el buen trabajo que ha hecho el traductor Aleix Montoto y hablar de la posible banda sonora del libro. En una ocasión nos menciona a ‘The Killers’ y a ‘Kings Of Leon’, así que creo que sería ideal que si leéis mientras escucháis música, eligáis estos grupos.

Ya puestos, os recomiendo encarecidamente un libro al que me ha recordado levemente esta novela. ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ por Joël Dicker, también una novela imprescindible si te encanta sentirte atrapado por un libro.

'La verdad sobre el caso Harry Quebert' por Joël Dicker - Fuente: La casa del libro
‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ por Joël Dicker – Fuente: La casa del libro
FUENTES:
“Paula Hawkins, ‘la chica del tren’ ” – El Mundo
¿Por qué todo el mundo está leyendo La chica del tren? – Vogue
” ‘La chica del tren’: el germen corrosivo de la desconfianza y el voyerismo” – El País
“Reseña: ‘La Chica Del Tren’, Paula Hawkins” – Melodías entre líneas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s