“Me and Earl and the Dying girl” y su impecable salto a la gran pantalla

5 de 5

LAURA VERDEGUER TORTAJADA

Hace poco fui al cine. Fui, y me encontré con mis ya casi olvidados amigos Greg, Earl y la moribunda Rachel. Había olvidado las carcajadas que habíamos compartido juntos, los exóticos platos de comida del padre de Greg, los insultos de Earl y los cojines de Rachel. Había olvidado todo eso y de pronto sentí como lo echaba de menos. Cómo echaba de menos una historia, no de amor, no, sino una de amistad, fuerza, valentía y el lado positivo de la vida. Un perfecto equilibrio entre el drama y el humor de la vida de tres adolescentes, que se quedarán en tu corazón para siempre (y además, os diré algo, la chica al final no muere).

Rachel (Olivia Cooke), Greg (Thomas Mann) y Earl (RJ Cyler) - Fuente: propia
Rachel (Olivia Cooke), Greg (Thomas Mann) y Earl (RJ Cyler) – Fuente: propia

No tengo ni idea de escribir este estúpido libro”. Así, se presenta Greg en la primera línea de la novela “Me and Earl and the Dying girl” o en español, Un final para Rachel escrita por Jesse Andrews. Dejaré de lado mi opinión sobre la fatídica traducción con la que han decidido titular este maravilloso libro. No han sido pocas las buenas críticas que la obra ha recibido desde su publicación en 2012. “Creíble y simpática, comparable al libro de John Green Bajo la misma estrella, la novela resalta por su propia originalidad, humor y corazón” se puede leer en el reverso del libro así como la sinopsis, en la que Greg presenta la historia:

Libro “Me and Earl and the Dying Girl” - Fuente: propia
Libro “Me and Earl and the Dying girl” – Fuente: propia

“Me llamo Greg, tengo diecisiete años, una apariencia insatisfactoria y soy el que escribe este libro. Posiblemente un hongo me esté comiendo el cerebro y ni siquiera estoy seguro de ser humano. Earl, por otro lado, una persona llena de rabia violenta es la única persona que es algo así como mi amigo. Los dos hacemos películas mediocres juntos. Y por último, en cuanto la chica moribunda, durante mi último año de instituto mi madre me obligó a ser amigo de una chica con cáncer. Esto, posiblemente causó la destrucción de toda mi vida.”

La novela, una historia impecable con un perfecto equilibrio entre el humor y el drama te hace llorar a carcajadas y desconsoladamente. Los personajes, se presentan originales, divertidos e incluso un poco esperpénticos. La escritura vibrante y sobretodo real, te hace querer volver a leer el libro una y otra vez que lo acabas. Te hace comprender cada pensamiento de Greg, que de la forma más genuina plasma los pensamientos que muchos ni siquiera nos atrevemos a admitir que tenemos. Lo cierto, es que el humor negro con el que Greg ve la vida se vuelve cada vez más y más divertido al perderse en un sin-sentido de comentarios que a la vez de sinceros, te hacen querer reír. Y si el libro tuviese colores, bien quedarían representados por los de la fotografía de la mano de Chung-hoon Chung en la adaptación cinematográfica que hace un trabajo im-pe-ca-ble. La historia de Greg, Earl y Rachel es una hecha para conmocionar, para hacerte pensar, reír, comprender y hacia el final querer sobretodo llorar.

Si en una misma película se juntasen la colorista fotografía de Wes Anderson, el absurdo humor de Jim Carrey y el drama que envuelve las películas de Clint Eastwood obtendríamos como consecuencia el extravagante filme de “Me and Earl and the Dying girl” dirigido por el estadounidense Alfonso Gomez-Rejon y que para mí, ha sido un salto impecable del papel a la gran pantalla. Dos artes, cine y escritura, que otras veces no han congeniado tan bien.

La primera vez que vi que una de las novelas que más había hecho reír iba a ser traslada al mundo del cine, no supe qué sentir. Primero fue emoción, alegría al saber que vería a Greg, Earl y Rachel en carne y hueso, entusiasmo por ver qué harían con el libro, si lo tratarían bien, si dejarían su esencia o si se perderían en la banalidad de otra historia dramática sobre cáncer que lo único que pretende es hacerte sacar las lágrimas que tanta vergüenza te da soltar en el cine. Pero por otra parte, sentí preocupación, por esto último que he mencionado y por si conseguían destrozar la maravillosa opinión que ya tenía formada en mi mente sobre esta historia. Una, a la que sin duda, no os arrepentiréis de echar el ojo. Pero entonces, sucedió, el salto se dio, y no pudo ser más elegante e impoluto.

El filme “Yo, Él y Raquel” en español (poco tiene que ver el nombre con el original), llegó a los cines el pasado 9 de octubre y de la mano de muy buenas críticas.

“La película es sobre todo un triunfo del tono, de la combinación del drama con la comedia (…) podría ser el ‘Love Story’ de la generación hipster” – El País

“La agudeza de los diálogos y las interpretaciones de Mann y Cooke no sólo hacen que todo funcione, sino que todo sea sublime” – New York Post

“Trufada con deliciosos diálogos repletos de ingenio (…) La secuencia final es de lo mejor que he visto desde hace tiempo” – El Mundo

“La película es conmovedora y pequeña, pero también reflexiva y segura de una manera que perdura después de las inevitables lágrimas que se han derramado y las lecciones obvias que se han aprendido” – The New York Times

Olivia Cooke como
Olivia Cooke como “Rachel” y Thomas Mann como “Greg” en una escena de la película – Fuente: cineysefeliz.com

Parece, que el guión realizado por Jesse Andrews, escritor de la novela, ha conseguido escena por escena y plano por plano, transformar las hojas de papel, en perfectos escenarios de película. Greg, que ejerce el papel de narrador y escritor en y de la novela, interpretado en el filme por el actor de 24 años Thomas Mann, también se convierte en la voz en off durante toda la película que nos narra sus pensamientos. Si creísteis que saber que la chica al final no muere era un spoiler, lo siento, estabais equivocados, ya que así nos los suelta Greg al principio del largometraje para dejarnos más tranquilos según él. Un hecho con el que no sabes si reír o enfadarte.

Si esto fuera una historia romántica conmovedora, de repente acabaríamos besándonos con el fuego de mil soles… pero no es una historia romántica conmovedora” nos miente el protagonista, y no como única vez durante la película. Lo cierto es que es romántica, pero a su manera. Si tuviese que decidir lo que más me ha gustado de toda la adaptación, sería difícil, pero aún así, creo que elegiría el hecho de que ésta no cae en los clichés del típico romance adolescente en los que hubiese sido tan fácil tropezar. No cae en dar protagonismo al drama del cáncer ni en el existencialismo al que es fácil recurrir cuando se habla de la muerte. Todo esto, permite al filme hacer cómico lo triste y aún así, conmovedor, no olvidemos que al fin y al cabo el pilar de la historia no deja de ser una “chica moribunda”.

Olivia Cooke como “Rachel” y Thomas Mann como “Greg” en la película - Fuente: freshfromthetheatre-com
Olivia Cooke como “Rachel” y Thomas Mann como “Greg” en la película – Fuente: freshfromthetheatre-com

Pero tranquilos y tranquilas ya que Rachel, interpretada por la actriz de 21 años Olivia Cooke, y que padece cáncer es el típico personaje que se empeña en ver con luces, unicornios y arcoiris la vida. Irradiante, alegre y soñadora, es un personaje que aún calva, te hace olvidar que padece cáncer. Las lágrimas no son tanto las protagonistas en “Yo, él y Raquel” como las sonrisas de oreja a oreja y las carcajadas. En la sala del cine, las risas envolvían  la esencia de la película como música para mis oídos. Y no nos dejemos a Earl, el “chungo” de barrio, que a pesar de soltar más de un taco por la boca tiene un corazón de oro. Interpretado de RJ Cyler, es uno de los personajes más graciosos de toda la historia. Sus tacos repentinos y sin sentido que le hacen sentir que forma parte de “la cultura negra” de su barrio junto con sus frases profundas sobre la amistad y el amor lo hacen un personaje absurdo, que a la vez te encanta y al que no puedes reprimirle levantar las comisuras de los labios.

RJ Cyler como “Earl”, Nick Offerman como el padre de Greg y Thomas Mann como “Greg” en una escena de la película - Fuente: www-blogdecine-com
RJ Cyler como “Earl”, Nick Offerman como el padre de Greg y Thomas Mann como “Greg” en una escena de la película – Fuente:
www-blogdecine-com

La historia gira entorno a Greg, un adolescente deprimido que afirma no querer tener amigos y pasar desapercibido por el instituto, lo que considera una de las peores etapas en la vida.  Su amigo o más bien colaborador (como él prefiere llamarle), Earl y él realizan adaptaciones cinematográficas de clásicos del cine mediante sus propios y originales medios. Pero todo cambia cuando conocen a Rachel, una chica con cáncer, que da un vuelco a sus vidas como adolescentes y como actores/productores/directores de cine.

La originalidad de los planos, las escenas, los colores en una fotografía que no hubiese podido captar mejor la esencia de esta inolvidable historia, las impecables interpretaciones, el guión, los actores, todo hacen de esta película una de las mejores en cartelera en el momento. ¿La pena? que no todos los cines han decidido darle la oportunidad. Y es una lástima, porque es una de las pocas películas en las que te das cuenta que tiene su propia personalidad, identidad y originalidad. Sus graciosas referencias además a películas míticas como La Naranja Mecánica o Vértigo son otro factor que convierten este filme en uno para ver.

¿Una película graciosa, divertida y optimista con una historia de cáncer detrás?¿Sin exceso de escenas lacrimógenas y deprimentes? “Yo, él y Raquel”, la historia de tres adolescentes que se quedarán contigo, hasta mucho después de los créditos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s