“El becario”, una declaración de optimismo

Puntuación 4/5

CLARA ZAPATER USERO

«Freud dijo: “ama y trabaja, trabaja y ama. Eso es todo lo que importa”. Bueno, yo estoy jubilado y mi esposa está muerta. Como podréis imaginar, todo esto me ha dejado mucho tiempo libre. Mi mujer se marchó hace tres años y medio. La echo de menos en todos los sentidos. Y la jubilación… supone un continuo e implacable esfuerzo para mi creatividad. He de admitir que al principio disfrutaba de la novedad. Me sentía como si estuviera haciendo novillos. Hice uso de todas las millas que había acumulado y viajé por el mundo. El problema es que, no importa dónde fuera, tan pronto como volvía la casa se me caía encima. Entonces me di cuenta de que la clave para superar esta situación era continuar haciendo cosas. Levantarme, salir de casa e ir a algún sito. A cualquier parte».

Así, con estas conmovedoras palabras de un hombre llamado Ben Whittaker, comienza El becario, la nueva película de la directora estadounidense Nancy Meyers que llegó a los cines el pasado 30 de octubre.

Ben Whittaker (interpretado por Robert De Niro) es un viudo de setenta años de edad que ha descubierto que la jubilación no es tan divertida como esperaba. Ben lo ha intentado todo para mantenerse ocupado en su tiempo libre: ha visto películas, ha leído múltiples libros, ha jugado al pinacle, se ha apuntado a clases de golf, yoga, cocina, jardinería y hasta ha intentado aprender mandarín, pero ninguna de estas actividades ha conseguido devolverle la ilusión.

Robert de Niro durante una secuencia de El becario. Fuente: The Guardian.
Robert De Niro durante una secuencia de El becario. Fuente: The Guardian.

Sin embargo, cuando el jubilado cree que no le quedan más recursos a los que acudir, el destino pone en su camino la solución a su problema. Una web de venta ‘online’ de moda llamada About the fit ha abierto un programa de becarios Senior que da a los más mayores la oportunidad de reincorporarse al mercado laboral, y nuestro protagonista no duda ni un segundo en apuntarse. Graba un vídeo de presentación y, después de pasar varias entrevistas, lo seleccionan porque todos en la empresa están encantados con él. Bueno, casi todos. A la joven directora de About the fit, Jules Ostin (a la que da vida Anne Hathaway), le han adjudicado ser la encargada de guiar a Ben en esta aventura, pero en el fondo preferiría que el nuevo becario fuera trasladado a otro departamento porque su vida laboral ya es suficientemente estresante como para tener que estar pendiente de un aprendiz.

Jules Ostin (Anne Hathaway) se pasea en bicicleta por la oficina. Fuente: Picture House Blog.
Jules Ostin (Anne Hathaway) se pasea en bicicleta por la oficina. Fuente: Picture House Blog.

Pese a la insistencia de Jules, el señor Whittaker no cede y prefiere quedarse a su cargo aun siendo consciente de que no va a recibir muchas atenciones por parte de su jefa, que está saturada porque la empresa ha conseguido en poco más de doce meses un desarrollo que normalmente se consigue en un plazo de cinco años. Ben trabará especial amistad con tres de sus compañeros de oficina, Davis (Zack Pearlman), Jason (Adam DeVine) y Lewis (Jason Orley), pero no lo tendrá tan fácil con Jules, cuya vida laboral se tambalea cuando sus accionistas empiezan a cuestionar su capacidad de liderazgo.

Jason (Adam DeVine), Davis (Zack Pearlman), Lewis (Jason Orley) y Ben (Robert De Niro) se dirigen a hacer un recado para su jefa. Fuente: New York Times.
Jason (Adam DeVine), Davis (Zack Pearlman), Lewis (Jason Orley) y Ben (Robert De Niro) se dirigen a hacer un recado para su jefa. Fuente: New York Times.

Aunque el argumento de la comedia parezca interesante, lo cierto es que El becario ha recibido ya algunas críticas negativas como la de The Washington Post, que dice que se trata de “una agradable película sobre personas agradables que lo hacen lo mejor posible para ser mutuamente agradables a pesar de una o dos cosas desagradables que pasan por el camino” y que “todo es muy agradable, pero no es precisamente la base para un entretenimiento potente o emocionante”.

Sin embargo, en mi opinión es precisamente este exceso de optimismo lo que hace especial a la cinta. Es más, creo que el problema no está en la película, sino en la industria cinematográfica, que nos lleva acostumbrando durante décadas a historias llenas de conflictos graves, discusiones difíciles de resolver y muertes dramáticas. Y no digo con esto que esos filmes más profundos no estén bien, sino que no son el único género válido. En El becario los conflictos no son graves, las discusiones se resuelven de forma sorprendentemente fácil y no hay necesidad de que nadie muera para conmovernos. ¿O es que acaso no se puede emocionar al público con sentimientos distintos a la tristeza? Pues claro que se puede, lo que pasa es que siempre es más fácil recurrir a ella, y por eso tiene tanto mérito el trabajo de Nancy Meyers, que ha decidido tratar con cariño a todos y cada uno de sus personajes sin llevarlos a situaciones límite y, aún así, ha logrado mantenernos pegados a la pantalla durante dos horas.

Además, por medio de esta cinta la directora ha puesto sobre la mesa temas que, bajo mi punto de vista, son fundamentales para la época en la que vivimos. El primero de ellos es el papel de los ancianos en la sociedad, una generación a la que, quizás debido al ‘boom’ tecnológico, se le ha dado la espalda en los últimos años. Y es que mucha gente piensa que nuestros mayores se han quedado desfasados y que ya no tienen nada que ofrecer al mundo… Pero  Ben Whittaker demuestra que no es así: los jubilados tienen muchas ganas de aprender pero, sobre todo, tienen muchas cosas que enseñarnos.

Ben (Robert De Niro) acompaña a la hija de su jefa (JoJo Kushner) al parque. Fuente: Butaca davidciana.
Ben (Robert De Niro) acompaña a la hija de su jefa (JoJo Kushner) al parque. Fuente: Butaca davidciana.

Por otra parte, un segundo tema importante en torno al cual gira la película es rol de la mujer del siglo XXI. Jules Ostin es una chica que, pese a su juventud, ha conseguido levantar una exitosa empresa en tiempo récord, trabajo que le deja poco tiempo para ocuparse de su vida privada. Es por este motivo que su marido Matt (Anders Holm) decidió renunciar a su prometedora carrera para encargarse de las tareas domésticas y del cuidado de la hija que tienen en común, Paige (JoJo Kushner), algo que el resto de madres del colegio critican. Toda esta presión hará que Jules tenga que tomar una decisión importante durante el filme: continuar al frente de About the fit o contratar a alguien que dirija por ella la empresa para poder ser el tipo de mujer que todos esperan que sea, un dilema similar al que muchas mujeres modernas tienen que enfrentarse en la actualidad.

Jules (Anne Hathaway), Paige (Jojo Kushner) y Matt (Anderson Holm) a la entrada de su casa. Fuente: Film Review.
Jules (Anne Hathaway), Paige (Jojo Kushner) y Matt (Anderson Holm) a la entrada de su casa. Fuente: Film Review.

En cuanto a la interpretación de los actores –y pese a que todo el elenco lleve a cabo su papel de forma impecable–, cabe destacar la actuación de Robert De Niro, que se enfrentaba a un reto difícil: dar vida a un hombre de su misma edad logrando que no nos recordase para nada a él mismo. Pero Anne Hathaway no se queda atrás: esta vez es ella la que ‘se viste de Prada’ y se pone al frente de una empresa, aunque le da la vuelta al personaje que encarnó Meryl Streep en la película que rodaron juntas para acercarlo a la vida real, y son precisamente esos matices los que nos permiten identificarnos con ella y entrar de pleno en la trama. En resumen, ambos actores demuestran en El Becario que no les hace falta tener una estrella en el Paseo de la fama de Hollywood, porque ellos ya brillan con luz propia. Por último, otras actuaciones que me sorprendieron fueron la de Zack Pearlman (que encarna a Davis) y la de JoJo Kushner (la hija de Jules Ostin), a los que auguro un gran futuro en el mundo de la interpretación.

Ben (Robert de Niro) y Paige (JoJo Kushner) charlan en casa de Jules Ostin (Anne Hathaway). Fuente: Movpins.
Ben (Robert de Niro) y Paige (JoJo Kushner) charlan en casa de Jules Ostin (Anne Hathaway). Fuente: Movpins.

No obstante, si tuviera que sacarle algún defecto a El becario, diría que me da la sensación de que se exhiben demasiadas marcas durante el filme (en los ordenadores, cervezas, móviles, etc.) pero, teniendo en cuenta que la película se ambienta en la actualidad –época en la que estamos acostumbrados a estar rodeados de logos–, tampoco es algo que desentone en pantalla.

Por todo ello, creo poder afirmar que El becario es una gran película con un mensaje que convendría difundir alrededor del mundo, y es por ello que os recomiendo que la juzguéis por vosotros mismos y que no os dejéis llevar por todos aquellos que os digan que el filme es demasiado suave y optimista. En mi opinión no siempre hace falta ir al cine para sufrir, porque para eso basta con encender la televisión y escuchar las noticias. Y no es que me moleste que una película me haga llorar, sino que, de vez en cuando, me gusta que sea de la risa.

Vídeos:

Tráiler oficial:

De Niro y Hathaway hablan de lo que ha significado para ellos actuar juntos:

Fuentes:
Robert De Niro reaches peak adorableness in ‘The Intern’ – The Washington Post
Crítica de ‘El becario’ (2015): Una peli de sobremesa más – Los interrogantes
Crítica: El Becario, ternura… y nada más – La Gaceta
El becario – Filmaffinity
Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Vega dice:

    Bueno, primero que nada ¡enhorabuena Clara!
    Creo que no has podido definir mejor la película y estoy de acuerdo en todo lo que has dicho. Ayer vi esta película, y realmente salí emocionada… lloré pero, mayormente me reí. Me ha gustado mucho como poco a poco la has ido desmenuzando y dando tu opinión a la vez. Realmente estas son las películas que, para mi gusto, inspiran y motivan (sin menospreciar los clásicos, claro).
    Un beso fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. lauclanat dice:

      Vega!!!! Muchísimas gracias! No sabes la ilusión que me hacen este tipo de comentarios y ver que hay gente que realmente se para a leer lo que escribo. Yo también la vi el fin de semana pasado y nada más acabar supe que mi siguiente post iba a ser sobre ella. Me sorprende que algunos periódicos la critiquen negativamente, pero me alegra que haya gente que piense como yo, porque eso hace que valga la pena hacer cine o escribir críticas. De verdad te doy las gracias por haber gastado unos minutitos escribiendo, significa muchísimo para mí. Un besote enorme ♡

      Me gusta

  2. Fer dice:

    Yo fui el jueves a verla con mi novia por lo de la fiesta del cine y la verdad es que salí encantado. Me puse estos días a buscar opiniones de periódicos o webs especializadas y muchas son críticas negativas… Una de las cosas negativas que le veo yo a la película es que robert y anne tienen casi todo el protagonismo y me habría gustado ver más escenas de la niña o alguna del padre en el colegio. Por otra parte he de decir que hacia tanto, pero tantísimo tiempo que no veía una película tan positiva que la he disfrutado como ninguna, me canso ya de ver peliculas tristes o “profundas” (me parece postureo más que otra cosa) y en cambio ese positivismo parece que es algo negativo para la mayoría de la gente.
    En definitiva me ha gustado mucho ésta película ¿obra maestra? pues no, pero la recomiendo antes que muchas otras que hay ahora mismo en cartelera (además ¿hacen muchas obras maestras hoy día?)

    Le gusta a 1 persona

    1. lauclanat dice:

      Hola, Fer!! Soy Clara, la chica que ha escrito la crítica de El Becario. Lo primero de todo: muchísimas gracias por tu comentario! Me encanta que la gente (y más aún la gente que no conocemos) nos deje sus opiniones en el blog. Es importante para nosotras ahora que estamos iniciándonos en el difícil mundo del periodismo, jajaja. La verdad es que recibir críticas, y sobre todo críticas tan positivas, nos ayuda mucho. Además, estoy totalmente de acuerdo contigo: me parece que ha habido demasiadas valoraciones negativas hacia esta película cuando, en realidad, todo lo que te aporta es positivo. Muchas veces la gente se encierra en el cine de culto (quizás por postureo, como dices, jajaja) y dejan por los suelos este tipo de películas. A ver, es obvio que no es una obra maestra, pero sí que tiene un buen mensaje y consigue hacerte feliz durante dos horas. ¿Qué más se puede pedir en los tiempos que corren? Un besito y gracias por tu comentario!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s