Juan Pablo Zapater: “el arte es una herida hecha luz, y nosotros necesitamos ver esa luz”

CLARA ZAPATER USERO

Una vez leí una frase de John F. Kennedy que decía lo siguiente: «cuando los chinos escriben la palabra “crisis”, utilizan dos caracteres: uno de ellos significa “peligro” y, el otro, “oportunidad”». Pese a que años después se haya descubierto que el presidente de los Estados Unidos no estaba en lo cierto, hay que reconocer que no le faltaba razón a su teoría: toda crisis trae con ella oportunidades y, por si existía alguna duda al respecto, la revista valenciana de poesía 21veintiúnversos ha llegado para demostrarlo.

De hecho, las primeras palabras que el equipo editorial de 21veintiúnversos –formado por Juan Pablo Zapater, Francisco Benedito y Víctor Segrelles– lanzó ya hace varios meses al mundo a través de su página web fueron: «en estos últimos años, coincidiendo tal vez con la sensación de cierto extravío de la conciencia humana, se percibe en el ámbito cultural un importante auge de la actividad literaria, particularmente la relacionada con la poesía». Y es precisamente este apogeo de la poesía motivado por los difíciles tiempos que corren lo que ha provocado la aparición de 21veintiúnversos, una publicación que desea ‘antologizar’ de manera cuatrimestral las voces más interesantes del panorama poético contemporáneo.

Ejemplares del primer número de 21veintiúnversos fotografiados durante el acto de presentación de la revista. Fuente: Salva Nebot.
Ejemplares del primer número de 21veintiúnversos fotografiados durante el acto de presentación de la revista. Fuente: Salva Nebot.

El primer número de la revista 21veintiúnversos fue presentado el pasado 16 de octubre en Dos Lunas Beach –un local del puerto de Valencia–, y cuenta en su portada con una ilustración de Jordi Teixidor (actual Premio Nacional de Artes Plásticas) y, en su interior, con textos inéditos de poetas de la talla de Antonio Cabrera, César Simón, Eloy Sánchez Rosillo, Fernando Delgado, Jaime Siles, Juan Vicente Piqueras, Raquel Lanseros, Roger Wolfe y Xelo Candel, entre otros.

Portada de la revista 21veintiúnversos, ilustrada por el pintor Jordi Teixidor. Fuente: 21veintiúnversos.
Portada de la revista 21veintiúnversos, ilustrada por el pintor Jordi Teixidor. Fuente: Equipo 21veintiúnversos.

En El 221B de Baker Street hemos tenido el placer de entrevistar a Juan Pablo Zapater, director de 21veintiúnversos y autor de La coleccionista (1990) y de La velocidad del sueño (2012), poemarios con los que ganó en 1989 el Premio Loewe a la Joven Creación y en 2013 el Premio de Poesía de la Crítica Literaria Valenciana, respectivamente.

Víctor Segrelles, Juan Pablo Zapater y Francisco Benedito durante la presentación de la revista 21veintiúnversos en Dos Lunas Beach. Fuente: Salva Nebot.
Víctor Segrelles, Juan Pablo Zapater y Francisco Benedito durante la presentación de la revista 21veintiúnversos en Dos Lunas Beach. Fuente: Salva Nebot.

221B: ¿Cuándo surgió la idea de la revista y qué os motivó a emprender este proyecto?

JPZ: Hace casi cinco meses, el Café Malvarrosa tuvo que cerrar en su quinto aniversario las páginas de ese libro imaginario que para todos nosotros abría cada tarde. Aquel día cruzamos varias promesas en el aire y aseguramos que no todo se terminaba allí, que algunos de los que habíamos ayudado de una forma u otra a sacar adelante ese proyecto cultural en Valencia no estábamos dispuestos a abandonar tan fácilmente. Entre aquellas paredes tan queridas, había empezado a forjarse poco antes de su clausura la abstracta idea de apostar una vez más por el arte y sus distintas manifestaciones y de hacerlo, tal vez, de una manera diferente, pero igualmente enriquecedora. Y, así, tres maduros mosqueteros, llevados por nuestro afán de emprender una nueva aventura editorial, nos acabamos juramentando y decidimos poner en marcha esta publicación, a la que bautizamos con el simbólico título de 21veintiúnversos.

221B: ¿De dónde surgió el nombre de la revista?

JPZ: Mientras estábamos barajando diversas denominaciones para titular la revista, nos topamos con un par de artículos que hablaban sobre el alma humana. En uno de ellos se aludía a las variadas maneras en que los filósofos y los místicos, animados unos por su deseo de conocimiento y los otros por su voluntad de trascendencia, habían tratado de demostrar empíricamente la existencia de esa alma. Entre todas, quizás por su originalidad y extravagancia, nos llamó la atención la teoría defendida por el físico estadounidense Duncan MacDougall, quien a principios del siglo XX postuló que el alma humana debía tener una masa o sustancia medible. Sus experimentos con individuos al borde de la muerte dieron como resultado que, en el momento preciso de producirse ésta, dichas personas perdían de golpe una coincidente cantidad de peso, la de veintiún gramos, y llegó a la conclusión de que ese peso se correspondía con el del desprendimiento del alma en el preciso instante de abandonar el cuerpo al que había estado por tanto tiempo unida. Y aunque todos sabemos que, por fortuna, el autor no muere al concluir su poema, podemos imaginar que tal vez al escribirlo sí se desprende de una pequeña parte de su indemostrable alma. Por eso, basándonos en el mito popular que nació de la teoría del Doctor MacDougall, decidimos fijar esa pérdida simbólica del espíritu del poeta en la medida de veintiún versos. Ese alegórico número elegido para el nombre de la revista coincidía además con el siglo de su nacimiento, el actual siglo XXI, y también fue determinante a la hora de decidir la cantidad de autores invitados a participar en cada número: veinte poetas y un artista plástico. Todo acabó cuadrando como si la amalgama que conforma la publicación fuera un conjunto natural y armónico, más allá de ser una simple decisión tomada por nosotros.

221B: ¿Qué queréis conseguir con la revista 21veintiúnversos?

JPZ: 21veintiúnversos ha comenzado su andadura con una triple vocación: la de difundir el hecho creativo en sí mismo, a través de la poesía y la pintura; la de atender y dar cabida a las múltiples manifestaciones y tendencias que conviven en el mundo del arte contemporáneo, sin otro límite que respetar los diferentes criterios de calidad; y la de convertirse en un soporte lo más digno y bello posible, dentro de nuestro alcance, para hacer llegar la cultura a todo aquel que quiera gozar de ella.

221B: ¿Ha sido difícil poner en marcha el proyecto?

JPZ: En estos tiempos de crisis no es fácil emprender nuevos proyectos, pero nosotros hemos tenido mucha suerte en ese sentido. Tanto mis compañeros Francisco Benedito y Víctor Segrelles, como yo mismo, nos sentimos deudores de aquellos que, todavía a ciegas, decidieron desde el principio unirse como mecenas a esta nueva e ilusionante iniciativa y nos brindaron sin ningún tipo de reservas su apoyo y complicidad. Ellos son, junto a nosotros, igualmente artífices de esta revista. Mención aparte para el pintor Jordi Teixidor: su aportación a la causa ha sido decisiva, por su maestría, por su dedicación y por su infinito altruismo. ¿Y qué destacar de la veintena de poetas que nos han cedido sus textos para engalanar las páginas de nuestra recién nacida publicación? Todos ellos, del primero al último, reconocidos creadores, y tan profundos en su escritura, como solícitos en su inmediata respuesta y desinteresada colaboración.

El pintor Jordi Teixidor firmó una por una las cincuenta reproducciones de su obra. Fuente: Equipo 21veintiúnversos.
El pintor Jordi Teixidor firmó una por una las cincuenta reproducciones de su obra que forman parte del micromecenazgo de la revista. Fuente: Equipo 21veintiúnversos.

221B: ¿Hay algún poema que os haga especial ilusión haber publicado?

JPZ: Entre tantas inspiradoras voces, nos sentimos especialmente orgullosos de contar en este número 1 con la de alguien que tuvo, tiene y tendrá siempre nuestra más ferviente admiración: el prematuramente desaparecido, pero presente en nuestras vidas, César Simón. Me gustaría, si me lo permitís, aprovechar la ocasión para agradecerle a él ese legado poético que nos dejó, y a su hija Claudia las facilidades que nos ha dado para poder publicar uno de los magníficos textos inéditos que de su padre conserva.

221B: ¿Podríamos decir, entonces, que 21veintiúnversos, además de estar creada para sus lectores, es también el resultado de la necesidad de alimentar de arte las tres almas de sus creadores?

JPZ: Sí, la razón principal de todo esto no es otra que la necesidad. Esa necesidad que tenemos de sentirnos cerca de la belleza. Como leí hace poco en una entrevista a Rosa Montero, citando una preciosa frase del pintor y escultor francés Georges Braque, “el arte es una herida hecha luz”. Y nosotros necesitamos ver esa luz, no sólo los que escribimos o pintamos o componemos música, sino también los que leemos y vemos cuadros y escuchamos un concierto. Todos necesitamos de la belleza para que la vida nos sea soportable, y esto lo expresó muy bien Fernando Pessoa: “la literatura, como el arte en general, es la demostración de que la vida no basta”. Y para eso tenemos 21veintiúnversos, para admirar un pequeño pedazo de la belleza muy de cerca, en nuestras propias manos: la de la obra de un pintor y la de los veinte poetas que, con generosidad y sin condiciones, nos la irán regalando en cada nuevo número.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s